Panamá incorpora educación digital intercultural bilingüe para las comunidades indígenas nacionales

El desarrollo de una economía digital precisa que exista un trabajo de las autoridades de un país desde sus bases. La educación forma parte de esa labor básica que se debe llevar adelante para potenciar el ingreso en la nueva estructura productiva global donde las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen un rol central.

La Dirección de Educación Intercultural Bilingüe a solicitud del Ministerio de Educación (MEDUCA) está encargada de implementar el aprendizaje de otros idiomas en todo el país.  Tiene como objetivo ofrecer oportunidades educativas a los estudiantes indígenas con el fin de reducir las brechas de inequidad existentes, proteger y consolidar los idiomas originarios, insertar a la población indígena en el proceso del desarrollo del país. Esta iniciativa abarcará más de 50.000 aplicantes de preescolar y educación primaria, el material educativo será totalmente digitalizado.

Contará con textos, guías, cuentos y afiches, las clases serán de ciencias naturales, matemática, historia y español como segunda lengua. Todo este material será puesto a disposición como apoyo y ayuda didáctica. Los pueblos beneficiados son Ngäbe, Guna, Buglé, Emberá, Wounann, Naso y Bri Bri, este proyecto queda a disposición de todos los pueblos originarios y también para las personas que vivan fuera de las comarcas.

La Constitución del Estado Panameño reconoce la diversidad cultural y lingüística como un valor histórico y patrimonio de la humanidad, por tal razón, respeta la identidad étnica de las comunidades indígenas nacionales. De ahí que promulgó la Ley 88 el 22 de noviembre del 2010, en la que se reconoce las lenguas y los alfabetos de los pueblos indígenas de Panamá y dicta normas para la Educación Intercultural Bilingüe (EIB). La Ley 88 promueve la oportunidad de realizar propuestas educativas con metodología intercultural, participativa y de calidad, incorporando aprendizajes de pedagogía, que fortalezcan la identidad, historia y el sentido de pertenencia de los pueblos originarios.

Adicional también se busca que haya un solo sistema educativo, dentro de los programas nacionales. Los materiales se contextualizan a la realidad de cada pueblo, cada uno tiene su idioma, y particularidad en lo cultural, siempre buscando preparar al niño íntegramente en todos los conocimientos.

Por otra parte, es necesario que las autoridades articulen estrategias que contemplen a diferentes sectores verticales a partir de la digitalización. Así como también se trabaje en la conectividad de la mayor parte de la población, particularmente el acceso a banda ancha.

En ese sentido, los servicios de banda ancha móvil se presentan como los más idóneos por ser la forma más eficiente de conectividad para sectores rurales y alejados de los grandes centros urbanos. Tecnologías como LTE y 5G permiten que una mayor porción de la población pueda acceder a servicios de alta velocidad y robustez de datos.

Para potenciar el acceso a estas tecnologías es necesario que las autoridades de Panamá desplieguen iniciativas que faciliten el acceso de espectro radioeléctrico a la industria de telecomunicaciones, así como también la generación de una agenda con futuras licitaciones de espectro que posibilite a los operadores planificar de manera eficiente el tendido de redes.

De la misma manera, es necesidad que las autoridades busquen reducir las trabas burocráticas que pesan sobre el despliegue de infraestructura de telecomunicaciones. También se debe buscar la creación de una norma que simplifique y unifique las demandas de los diferentes niveles del mercado, así como también la generación del concepto de ventanilla única, que posibilite a los operadores reducir la cantidad de interlocutores al momento de presentar la tramitación.

Como se puede apreciar, el gobierno de Panamá está avanzando en forma positiva y asertiva en lo que respecta a la inclusión digital dentro de la educación. Sin embargo, es necesario que se agudicen los trabajos en aumentar el acceso a banda ancha móvil en la población para que estos esfuerzos sean sostenibles en el tiempo y la inversión tenga resultados positivos en el largo plazo.