Panamá extiende permisos temporales de espectro móvil por COVID-19

Por la emergencia sanitaria ocasionada por el virus SARS-CoV-2, algunos gobiernos de América Latina han implementado acciones de apoyo a la población, incluso de manera indirecta con medidas destinadas a sectores económicos esenciales. En Panamá, una política de este tipo fue permitir el uso temporal y sin costo de más espectro radioeléctrico para servicios móviles por los operadores de red.

El objetivo de los permisos temporales es que las redes móviles en Panamá tengan capacidad adicional para atender el incremento de tráfico observado por el distanciamiento social durante la epidemia de Covid-19. El tráfico de Internet en general se ha incrementado en redes fijas y móviles ante la necesidad de trasladar más actividades al ámbito virtual.

La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) otorgó los permisos temporales a finales de marzo de 2020 a los operadores de red móvil en el país y, de acuerdo con la autoridad, ahora estarán vigentes por lo menos hasta septiembre.

La ASEP permitió el uso de varios bloques de espectro en las bandas de 700 MHz, 1,7/2,1 GHz (AWS) y 1,9 GHz desde finales de marzo de 2020. La duración de los permisos establecida en esos primeros actos fue de 90 días (3 meses), pero casi el término de ese plazo, en junio, la ASEP los extendió mediante nuevas resoluciones para que fueran de 4 meses, es decir, con vigencia hasta finales de julio.

En su sitio, la ASEP informó a finales de julio que se realizará una extensión por dos meses más de los permisos, es decir, estarían vigentes hasta finales de septiembre de 2020. En paralelo, la autoridad realizó la consulta pública No. 002-20 con una propuesta para adecuar la reglamentación del uso temporal del espectro.

Panamá fue uno de los primeros países de América Latina y el Caribe que otorgó esta clase de autorizaciones temporales (fue el primero en América Latina, excluyendo el Caribe) y conforme se ha desenvuelto la contingencia sanitaria en la región otros países han implementado un esquema similar.

Según el reporte de 5G Americas “Análisis de las recomendaciones de espectro de la UIT en América Latina”de (junio de 2020, Panamá es de los países que menos espectro tiene asignado para servicios móviles, con 240 MHz, una cantidad inferior al promedio regional y que equivale a apenas un 12,2% de lo sugerido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para 2020.

Las asignaciones temporales de espectro en Panamá y otros países evidencian que el espectro radioeléctrico es un insumo esencial para la digitalización de la sociedad y que en varios casos la cantidad asignada es insuficiente en el contexto de las medidas preventivas requeridas durante la epidemia de Covid-19. Es probable que el teletrabajo y la teleeducación tengan mayor difusión a raíz de la crisis sanitaria, lo que hace necesario tener un entorno de redes robustas para permitir la continuidad de estas actividades a distancia.

Las condiciones de la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2 muestran que es importante revisar los modelos de gestión del espectro en la región para introducir conceptos como hojas de ruta de asignación de espectro de largo plazo y mecanismos flexibles ante emergencias, como los permisos temporales de espectro. Una planeación de espectro a mediano y largo plazo, con cronogramas definidos, es deseable para que la industria pueda planificar inversiones relacionadas a la modernización de las redes de telecomunicaciones, sobre todo las de servicios móviles.

Las mejoras en los regímenes de gestión del espectro deben ser acompañadas por la modernización de políticas auxiliares, como las relacionadas a la instalación de infraestructura. Es necesario trabajar con los gobiernos locales que dan los permisos de infraestructura para lograr establecer un régimen de autorizaciones homologadas y con criterios ágiles que incluyan prácticas como el “silencio positivo” que pueden acelerar el despliegue de infraestructura de red.