OEA apuesta al Empoderamiento Económico de las Mujeres en América Central y el Caribe

Los esfuerzos     regionales por aumentar el empoderamiento de las mujeres a través de los recursos tecnológicos, los usos de las economías digitales, son importantes para preparar los países de América Latina y el Caribe en el desarrollo de una economía digital.

La Organización de Estados Americanos (OEA), por medio de su secretaría ejecutiva para al desarrollo Integra (SEDI) informó que “se está desarrollando a través del proyecto Mujeres Económicamente Empoderadas para Sociedades Equitativas y Resilientes (Empoderamiento Económico de las Mujeres – WEE) ” en Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas y en los llamados tres países del Triángulo Norte de América Central (El Salvador, Guatemala y Honduras).

La secretaria ejecutiva para el Desarrollo Integral de la OEA manifestó que la contribución de las mujeres en el desarrollo socioeconómico de los países de la región caribe y Centroamérica no puede subestimarse y debe reconocerse y acogerse. Expresó además que, cuando se vive dentro de sociedades equitativas, las familias, las comunidades, los medios de vida y las economías son más sostenibles y las mujeres pueden beneficiarse aún más de la economía digital.

A su vez,la gerente de Proyectos del Caribe   señaló: que al promover estos compromisos con las mujeres de la región, se está avanzando en la iniciativa de Empoderamiento Económico de la Mujeres (WEE por sus siglas en inglés) usando para este fin, equipos regionales y nacionales de instituciones que trabajen específicamente para el desarrollo sostenible de Micro Small y Medianas Empresas (MIPYMES) y que apoyan el proyecto.

Además se está consolidando una cámara de compensación en línea, para brindar a las mujeres información sobre herramientas de educación financiera y enlaces para acceder a productos y servicios financieros, así como materiales de capacitación en línea, mejores prácticas y otros recursos en línea destinados a cerrar la brecha en la economía digital que existe en este momento y que afecta en mayor medida a las mujeres de la región.

Coinciden las dos funcionarias en que el empoderamiento económico de las mujeres beneficia a la economía en general, ya que al reducir la desigualdad de ingresos y promover la diversidad y la resiliencia económica, y consideran que las mujeres económicamente empoderadas pueden ser poderosos agentes de cambio, impulsando un crecimiento económico más fuerte y sostenible, alentando una mayor paz y seguridad y fomentando la cooperación.

Como un punto importante de sus discursos, manifestaron que no se puede subestimar el potencial de las mujeres para ayudar a construir democracias más fuertes y verdaderamente representativas al eliminar las barreras que enfrentan.

El Proyecto de la Secretaría Ejecutiva para el Desarrollo Integral (SEDI) tiene como objetivo construir medios de vida sostenibles para las mujeres empresarias, así como aumentar su capacidad para digitalizarse, construir una presencia en línea y acceder a servicios financieros y mercados internacionales a través del comercio electrónico.

Esta iniciativa es un avance en lo que refiere al apoyo de la OEA a los Estados de la región Caribe y Centro América, mejorando la calidad de vida de las mujeres al cerrar las brechas digitales generadas por la desigualdad. Sin embargo, es necesario que se trabaje mejorando las condiciones de acceso a banda ancha para que puedan utilizar la plataforma web. Los servicios de banda ancha móvil son una opción para que una porción más grande de la población pueda aprovechar estos proyectos dirigidos a la Pequeña y Mediana Empresa de la región.

Tecnologías como LTE y 5G son ideales para aumentar el acceso a este tipo de servicios en zonas rurales y lejos de los grandes centros urbanos. Para ello, se deben implementar políticas que aceleren la adopción de estas tecnologías, como una mayor disponibilidad de espectro radioeléctrico. Es también necesario que las autoridades reduzcan las trabas burocráticas que existen sobre el tendido de redes de telecomunicaciones. La generación de una ley que aglutine las demandas del Estado, así como también ofrecer herramientas de capacitación en temas financieros y empresariales, figuran entre las principales medidas relacionadas a las mejores prácticas internacionales, ya que facilitan el trabajo de quienes integran los ecosistemas digitales.