Nicaragua apuesta a el futuro de la educación fortaleciendo el uso de las plataformas tecnológicas

El desarrollo de la digitalización de la economía y la sociedad requiere de un compromiso constante de los diferentes sectores. La educación forma una parte fundamental para el futuro de un país que planea incorporar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a su crecimiento, así como en la inclusión de un nuevo escenario global.

El uso de las plataformas digitales en los procesos educativos es una constante que utilizan los docentes con los estudiantes y viceversa. Por ende, las acciones que realiza el Ministerio de Educación (MINED) de Nicaragua están basadas en una estrategia denominada plataformas para una Cultura Digital “Innova Learning”, que incentiva la creatividad y el espíritu innovador en los estudiantes.

Esta iniciativa incluye varios ejes transversales, todos enfocados en las prácticas de las nuevas tecnologías y producción de recursos multimedia, como parte de la asignatura Aprender, Emprender y Prosperar.

La educación digital va más allá de aprender y enseñar a través de medios digitales. Es una estrategia educativa y formativa que se adapta a las necesidades de una sociedad en constante evolución. Su objetivo principal es mejorar el uso de la innovación y la tecnología, así como desarrollar competencias digitales aplicadas al entorno.

Para lograr esta implementación no solo se debe proporcionar herramientas y recursos digitales a los educadores, sino que también se debe adaptar los métodos de enseñanza para aprovechar al máximo potencial la tecnología.

En la actualidad, entre los problemas de brecha digital del país, sobresale el aspecto económico de ingresos en los distintos hogares de los nicaragüenses, es por esto que se debe garantizar que todas las familias tengan acceso a las ventajas de la educación digital a distancia. Para que sea universal, rentable, eficaz, perdurable, sostenible y robusta.

Para cerrar la brecha digital es fundamental la participación de todos los agentes involucrados, incluidos educadores, instituciones educativas, gobiernos y la sociedad en su conjunto.

En ese sentido, cuando se consideran los sectores rurales, la banda ancha inalámbrica por medio de tecnologías como LTE o 5G, se presenta como una alternativa favorable. Por medio de ellas se pueden transmitir datos de forma robusta y de alta velocidad de manera más rápida y eficiente.

Es por esto que se hace indispensable que las autoridades desplieguen políticas que estimulen la adopción de servicios de banda ancha móvil en la industria. Particularmente aquellas que pongan en manos de los operadores mayores porciones de espectro radioeléctrico. Así como también, se hace necesario que se generen agendas con futuras licitaciones de espectro que permitan a la industria planificar de manera eficiente sus inversiones.

Ineludiblemente se debe buscar la reducción de las trabas burocráticas que existen en el mercado al momento de desplegar infraestructura de telecomunicaciones. La generación de una única norma a nivel nacional que aglutine las demandas de los diferentes niveles del Estado está entre las mejores prácticas internacionales.

También se debe tener en cuenta la generación del concepto de ventanilla única de trámites, que permita a los operadores contar con un único interlocutor al momento de desplegar sus redes.

Como se puede apreciar el gobierno de Nicaragua está dando sus primeros pasos para el cierre de la actual brecha digital y el avance a un nuevo escenario global. Sin embargo, todo esto debe estar acompañado de estrategias a nivel nacional que permitan a la población acceder a las TIC.