Imagen: Pixabay

MCom en Brasil despliega iniciativa de Computadores para la Inclusión  

El Programa Computadores para la Inclusión es una iniciativa del Gobierno Federal de Brasil, bajo la supervisión del Ministerio de las Comunicaciones (MCom), cuyo propósito es implementar políticas de Inclusión Digital. Su objetivo principal es respaldar y facilitar acciones destinadas a promover la inclusión digital a través de los Centros de Reacondicionamiento de Computadoras (CRC). Estos centros son espacios adaptados para el reacondicionamiento de equipos eléctricos y electrónicos, donde se imparten cursos y talleres, y se realiza una disposición adecuada de los residuos electrónicos.

La Política Nacional de Desmontaje y Reacondicionamiento de Equipos Eléctricos y Electrónicos, establecida por la Ley 14.479/2022, que también incluye el programa Computadores para la Inclusión, beneficia a la sociedad en general y, especialmente, a pueblos, grupos, comunidades y poblaciones.

El programa ha logrado un impacto ambiental positivo, ya que el reciclaje adecuado de 257 toneladas de equipos recolectados ha evitado la emisión de 455 toneladas de dióxido de carbono (CO²) a la atmósfera. De igual manera, se ha evitado el consumo de 4.380 metros cúbicos de agua, 6.668,8 Gigajulios (GJ) de diésel y 156,6 toneladas de combustible.

Desde su creación, el Programa Computadores para la Inclusión ha donado un total de 29.800 computadoras reacondicionadas a instituciones en 698 municipios, facilitando la creación de 2.100 Puntos de Inclusión Digital (PID’s). Esta acción también ha permitido una correcta disposición de 1.600 toneladas de residuos electrónicos.

Asimismo, el programa ha brindado formación a 21.400 alumnos en 135 cursos presenciales ofrecidos gratuitamente en 19 CRC ubicados en distintas ciudades de Brasil. Se espera la apertura de nuevos Centros en otras localidades en el año 2023.

El impacto social del programa es evidente, ya que la mayoría de los alumnos formados en los CRC son jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad social, quienes encuentran en la educación y la capacitación en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) una oportunidad para mejorar sus vidas y acceder a oportunidades laborales. Los cursos ofrecidos en el programa se enfocan en experiencias prácticas, metodologías de enseñanza innovadoras y recursos pedagógicos lúdicos.

Se ha evidenciado que en Brasil el uso de las computadoras de escritorio cayó en más de 700 escuelas públicas, pasando de 36.850 a 36.065. La amplia mayoría de esas escuelas están en áreas urbanas: 30.096 (83,4%), por lo que este tipo de iniciativas de readecuación de equipos informáticos, permite reducir la inversión en equipos nuevos y garantizar el acceso a las tecnologías a los estudiantes en el país urbano y rural, acortando una de las brechas que afectan a la región.

En cuanto a la inscripción en el programa, los interesados pueden buscar un CRC en las localidades indicadas y solicitar la vacante. Para aquellos que deseen donar equipos o crear telecentros PID, se requiere acceder a la página del servicio con una cuenta gov.br y enviar la solicitud. El compromiso del Ministerio de las Comunicaciones con el programa se ha reflejado en una inversión que permitió promover la inclusión digital en todo el país.

Si bien estas iniciativas gubernamentales son muy positivas para las comunidades educativas y la población en general, es también necesario trabajar para aumentar el acceso a banda ancha tanto en poblaciones urbanas como en las rurales. Cuando se consideran las zonas rurales o alejadas de los grandes centros urbanos, es necesario tomar en cuenta los servicios de banda ancha móvil. Tecnologías como LTE y 5G permiten la oferta de altas velocidades de acceso para esas zonas.

Para fomentar la adopción de estas tecnologías, es imprescindible que las autoridades brinden a la industria de telecomunicaciones mayores porciones de espectro radioeléctrico. Por otra parte, es necesario establecer una agenda clara con futuras licitaciones de espectro para que los operadores puedan planificar eficientemente la expansión de sus redes. Si bien Brasil está trabajando meticulosamente en la conectividad de los centros educativos, es fundamental que también promueva la adopción de servicios móviles para mejorar el éxito de estas iniciativas.