La conectividad escolar de Brasil es prioridad para la transformación digital

Dentro de la digitalización de actividades de un país la relacionada al sector educativo es fundamental por sus repercusiones tanto en el ámbito social como en el económico. Es por esto que la inclusión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) deben abarcan distintos frentes que vayan siempre en la búsqueda de mejorar la calidad de la enseñanza. Las posibilidades deben ir desde la entrega de terminales a los alumnos, hasta la producción de contenidos, pasando también por la posibilidad de que los establecimientos educativos tengan acceso a banda ancha.

En ese sentido, el Grupo de Seguimiento del Costo de Proyectos de Conectividad Escolar (Gape) y la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), aprobaron la propuesta para realizar la Fase 4 del Programa Aprendizaje Conectado para ser implementado por el Ente Administrador de Conectividad Escolar (Eace) de Brasil. Está prevista una inversión de alrededor de BRL $2.000 millones para implementar conectividad hasta 2025 en 20.000 escuelas públicas.

El inicio de la implementación está previsto para junio del 2024 con una convocatoria pública de proveedores, se espera que su finalización sea en diciembre de 2025. Las inversiones se realizarán en todo el país, siendo las regiones Norte y Nordeste las que tendrán el mayor número de escuelas beneficiadas, con 3.776 y 11.256 escuelas, respectivamente.

Gape, fue creado para coordinar estos proyectos derivados por la subasta 5G, teniendo como objetivo realizar planes de conectividad para todo el país, empezando por las escuelas públicas de educación básica, cumpliendo con las obligaciones establecidas. Entre las responsabilidades se destacan la definición de criterios técnicos, metas y plazos para proyectos que puedan incluir infraestructura, equipamiento y recursos asociados al logro de objetivos relacionados con la conectividad, seguimiento e inspección de las actividades de la Entidad Administradora de Conectividad Escolar, así como la aprobación del uso de los recursos previstos para su ejecución por parte de la Entidad.

La prioridad de proporcionar el servicio a las escuelas es el de dotar de banda ancha con la calidad y velocidad necesaria para uso pedagógico. Mejorando la infraestructura interna de distribución de internet, dando conectividad dentro de las instalaciones y brindando la formación de docentes y técnicos escolares, con el objetivo de estar siempre conectados.

Este es uno de los mayores desafíos en curso de la implementación de 5G en Brasil, ya que a la fecha aún tienen 35.000 escuelas sin conectividad, la mayoría de las cuales están en la región Norte donde tiene poca infraestructura y en áreas rurales.

Este tipo de iniciativas permiten avanzar a la sociedad en la inserción dentro de la nueva economía digital. La formación escolar con la tecnología es un gran avance llevado adelante por el Estado. Sin embargo, este tipo de prácticas y de proyectos deben estar acompañados por políticas que busquen aumentar el acceso a banda ancha en el mercado, para de esa forma aumentar la práctica digital en la población.

También, es importante que las autoridades desarrollen políticas y prácticas que fomenten el desarrollo de redes de acceso a Internet, sobre todo las de banda ancha móvil LTE y 5G. Por esto, es importante que las hojas de rutas de espectro o agendas permitan conocer las fechas para nuevas asignaciones de espectro radioeléctrico apto para banda ancha móvil, de manera que se puedan planificar de forma eficiente las inversiones.

Estas políticas que buscan aumentar la conectividad de banda ancha móvil en el mercado se vuelven fundamentales para que la sociedad en el avance del marco de la digitalización. Así como también para que se puedan poner en práctica las experiencias iniciadas en las escuelas por parte de los jóvenes, fomentando el desarrollo por medio de la tecnología y estimulando también ese proceso de aprendizaje.