La Ciudadanía Digital en Uruguay estrategia para construir una sociedad de información y conocimiento

Los servicios digitales ganan día a día mayor participación en las políticas públicas de los países de América Latina y el Caribe debido al gran impacto que tiene en la economía mundial. En este contexto, aumentar la virtualidad de la sociedad se presenta como una oportunidad para potenciar el acceso a la nueva revolución digital.  Por consiguiente, los proyectos de los gobiernos deben ir enfocados en implementarla.

En este marco, la Estrategia Nacional de Ciudadanía Digital (GTCD) 2024-2028 fue elaborada por el Grupo de Trabajo integrado por el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), a través de la Dirección Nacional de Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual (Dinatel). Tras un proceso exhaustivo de construcción basado en las perspectivas transversales que sirven para abordar la temática en Uruguay de diversidad, inclusión, sostenibilidad y bienestar con foco en derechos humanos. Donde hubo participación del sector público, el privado, la academia, organismos internacionales, la sociedad civil y consulta pública.  

Este programa se enmarca dentro de las metas de la Agenda de Uruguay Digital 2025 y los objetivos de desarrollo sostenible, logrando que puedan adquirir conocimientos y competencias para ejercer sus derechos como espacio fundamental de socialización y participación. Logrando potenciar el perfeccionamiento de competencias y habilidades digitales en todas las personas a través de una estrategia nacional e interinstitucional por medio de campañas de sensibilización alcanzando que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles, dada la positiva interacción entre las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Esta iniciativa cuenta con la participación de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (Agesic) y de la Oficina Regional de Ciencias de UNESCO, e integrantes del modelo de Generación y Transferencia de Conocimiento para los procesos de Dirección y Gestión Humana GTCD, quienes expondrán sobre los impactos y desafíos que presenta la nueva estrategia.

De aquí que la conectividad de los habitantes juega un rol fundamental en la creación de este proyecto por eso los esfuerzos de las autoridades cobran importancia y deben estar encaminados en aumentar la penetración de banda ancha y en particular la móvil que por sus características posibilita el ingreso de una mayor cantidad de usuarios a este tipo de servicios.

Las tecnologías LTE y 5G permitirán que una mayor cantidad de ciudadanos puedan acceder a los beneficios de esta herramienta. Por esto es necesario que las autoridades uruguayas desplieguen estrategias para potenciar la adopción de estas nuevas tecnologías.

Entre esas políticas debe sobresalir mayor disponibilidad de espectro radioeléctrico para servicios de banda ancha móvil. Así como también, se debe asignar a los diferentes operadores para su aprovechamiento. Por otra parte, y para que la industria cuente con mayor previsibilidad, es indispensable que exista una agenda de futuras licitaciones de espectro.

Por otra parte, se hace necesario que se reduzcan las cargas impositivas que existen sobre los dispositivos de acceso. Este tipo de medidas aumentan la adopción digital de los ciudadanos, ya que vuelve más asequibles a los terminales. En otras palabras, a menor carga impositiva, mayores son las oportunidades de inclusión digital.

Como se puede apreciar la iniciativa de ciudadanía digital brinda una mayor participación a los habitantes de Uruguay en cuestiones de gobierno. Sin embargo, deben estar acompañadas por estrategias que aumenten la conectividad en el mercado. Se reafirma el compromiso del gobierno fortaleciendo una ciudadanía consciente y responsable en el uso de tecnologías digitales, marcando un paso importante hacia la protección y promoción de los derechos digitales en la región y más allá.