La ciberseguridad y el impacto en las nuevas tecnologías

La ciberseguridad se ha convertido en una prioridad para los gobiernos de todo el mundo, es indispensable la protección de los activos que interaccionan a través del internet para el vital funcionamiento y la estabilidad de una nación y de su gente.

El 28 de noviembre, José Otero vicepresidente de 5G Americas, en su participación en el panel de “Martes de Ciberseguridad en Ciberlac, El impacto de las nuevas tecnologías en la ciberseguridad”, evento realizado por Red Ciberlac y el BID, destacó que la Ciberseguridad es un tema que debe tener importancia y relevancia en las políticas públicas de cada país.

Afirmó que, en la actualidad hay aproximadamente 1 millón de dispositivos conectados por Km2, por este motivo la posibilidad de un ataque aumenta. Indicó que otro de los problemas es la dificultad para asegurar los despliegues masivos de loT, a esto se suma el acelerado impulso de estrategias de transformación digital, ya que la mayoría de estos dispositivos carecen de protocolos de seguridad. Se debe velar por asegurar todo el ecosistema incluyendo sistemas y dispositivos.

Otero indicó que debe haber una colaboración entre la industria, el gobierno y los expertos en la materia, para que sea asertivo el control. Aseguró que se debe integrar con la segmentación de red, el monitoreo continuo e inteligencia de amenazas y auditorías de seguridad, entre otros, con el fin de mitigar riesgos, tales como Phishing, engaño telefónico, infiltración en persona, ataques de pretextos e ingeniería social en línea, entre otras de las prácticas más recurrentes usadas por ciberdelincuentes.  

Afirmó que la mayoría de los nuevos dispositivos no vienen con sistemas de ciberseguridad, cada uno de estos representa un potencial riesgo.  La ingeniería social es un tema que no se puede olvidar en materia de peligros, independientemente de todos los avances técnicos con los que contemos para defendernos de las posibles amenazas.

Precisó que las consideraciones en seguridad de las redes 5G deben incluir encriptación de extremo a extremo, protocolo de la comunicación, mecanismos de autentificación de dispositivos, responsabilidad compartida en el ecosistema 5G, colaboración para abordar amenazas emergentes. Todo esto lleva a mitigar los riesgos estableciendo estrategias y tecnologías donde se haga una segmentación de red, un monitoreo continuo e inteligencia de amenazas, auditorias de seguridad regulares y de las actualizaciones, se deben hacer asociaciones público-privadas para mejorar las medidas y para complementar una compartición de la información para anticipar amenazas.