IFT lanza micrositio con datos de infraestructura y digitalización municipal

La digitalización es la oportunidad de transformar las condiciones de vida de los habitantes. Las tecnologías y las plataformas digitales tienen cada vez más importancia para abordar los desafíos mundiales y responder a los requerimientos, además de crear nuevas oportunidades de empleos, apertura de mercados, ampliación al acceso de financiamiento, mejoramiento de la eficiencia y la transparencia.

Sin embargo, la brecha digital sigue siendo aguda y se está convirtiendo en un problema constante para el desarrollo de los países. Los hospitales, las escuelas, los gobiernos y las empresas no pueden funcionar eficazmente sin tener herramientas digitales adecuadas, esta frena el crecimiento y limita las oportunidades.

De acuerdo con los indicadores del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México donde se reflejan la provisión de infraestructura de servicios fijos de telecomunicaciones y el grado de digitalización en los municipios, en total se muestran 74 municipios sin redes terrestres de los cuales 68 tienen algún municipio vecino con presencia de al menos un operador principal.

Contar con esta información se vuelve un activo importante no sólo para que el regulador pueda tomar decisiones sobre incentivar las inversiones de telecomunicaciones, sino también para que la industria pueda conocer donde hay mayores oportunidades de crecimiento. Contar con datos precisos sobre el desarrollo de la digitalización en el país se vuelve un activo importante.

Además, por medio de esta iniciativa el gobierno de México busca aumentar las oportunidades de acercamiento de los ciudadanos, cerrando la brecha digital existente, manteniéndolos constantemente actualizados y conectados, para así poder potencializar muchas de sus estrategias de gobierno, se debe tener claridad para que puedan llevarse adelante, se debe invertir tiempo y recursos para el uso de banda ancha inalámbrica en aquellas zonas rurales o alejadas de los grandes centros urbanos.

La ayuda para alcanzar estas metas puede provenir de tecnologías como LTE y 5G. Por sus condiciones robustas y de gran velocidad de transmisión de datos se vuelven necesarias para poder conectar a sectores alejados. De la misma forma, mejora la cantidad de información disponible para las autoridades, dando un paso fundamental a las ciudades inteligentes.

Para que México avance de manera efectiva en la evolución de las nuevas tecnologías es necesario que las autoridades desplieguen políticas que busquen incentivar a la industria de telecomunicaciones, en particular con la estimulación de inversión en banda ancha móvil. Se debe poner a disposición de la industria una mayor cantidad de espectro radioeléctrico, así como también la generación de una agenda con futuras inversiones para que la industria pueda planificar de forma eficiente los futuros desarrollos.

Es también necesario que se reduzcan las trabas burocráticas que existen en lo que refiere al tendido de redes de telecomunicaciones. En otras palabras, facilitar el desarrollo de las nuevas tecnologías reduciendo las demandas del Estados es un paso necesario para aumentar la cobertura y generar impacto real en la población. Asimismo, la industria cuenta con mayores certezas sobre el papeleo necesario para empezar a construir una nueva red, lo que reduce el tiempo de su puesta en marcha.

En el mismo sentido, la reducción de las cargas impositivas que pesa sobre la industria de telecomunicaciones es necesaria para aumentar la cobertura de las redes. En el caso de que se aplique sobre los componentes de red permiten a los operadores alcanzar de forma eficiente nuevas zonas de servicio. En tanto si estas reducciones se realizan sobre los dispositivos de acceso permiten a una mayor cantidad de usuarios acceder a los servicios, potenciando el alcance de las nuevas tecnologías.

Para finalizar es importante recalcar que el micrositio aporta información relevante e importante para el diseño e implementación de políticas públicas focalizadas para fomentar el despliegue de infraestructura, tanto en la oferta como en la adopción y uso de servicios, por el lado de la demanda.