Estatus de las bandas de espectro radioeléctrico sub-1 GHz en América Latina

Los servicios móviles vivieron un fuerte desarrollo durante los últimos diez años en América Latina. Pero la viabilidad del ecosistema digital y las nuevas industrias que genera tiene soporte en un insumo tan invisible como esencial: el espectro radioeléctrico. Contar con suficiente espectro es una necesidad imperante, tanto para el desarrollo económico de los países como para suplir las necesidades de una sociedad en proceso de digitalización.

Las bandas de 600 MHz y 700 MHz pueden llegar a ser mencionadas por las administraciones nacionales como recursos radioeléctricos considerados aptos para el desarrollo de 5G, sin embargo, no son los únicos rangos de espectro sub-1 GHz que pueden contribuir a la expansión de los servicios inalámbricos. La asignación de las bandas de 800 MHz y 900 MHz contribuyó a la introducción de servicios de telecomunicaciones móviles y servicios troncalizados en América Latina y el Caribe desde hace prácticamente tres décadas. El presente documento analiza los diferentes escenarios en las que se encuentran países seleccionados de América Latina y el Caribe para aprovechar bandas de espectro “bajas” (bajo 1 GHz). [DESARGA]