Ecuador incentiva la inclusión digital de niñas, adolescentes y jóvenes mujeres

El desarrollo de una economía digital requiere de un trabajo conjunto de diferentes sectores de la sociedad. Además de la inclusión de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los diferentes sectores productivos, es importante que se trabaje en la reducción de otras brechas relacionadas con la posibilidad de la población de acceder a estos beneficios.

En ese sentido, en Ecuador se trabaja en el programa American Girls Can Code (AGCC), promovido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de la ONU, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información. Este busca reducir la brecha digital de género y apoyar e incentivar a niñas, jóvenes y adolescentes para que se interesen en seguir carreras en el campo de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Para alcanzar esos objetivos, Ecuador cuenta con programas que brindan oportunidades estudiantiles y formativas a niñas y jóvenes mujeres, con el objetivo de eliminar la brecha digital de género y maximizar el impacto de inclusión digital. Además, se aprovecha un programa como AGCC que se implementó como resultado de la cooperación internacional y busca brindar a niñas y mujeres herramientas académicas y laborales en disciplinas tecnológicas como: programación, robótica, realidad aumentada, pensamiento computacional, entre otras.

A estas iniciativas se les suman otras como los Puntos Digitales Gratuitos, donde los ciudadanos acceden a conectividad y capacitaciones sin costo. Estos Puntos reciben un promedio de visitas anuales de 5.7 millones de usuarios, de los cuales 2,7 millones son niñas, adolescentes y mujeres. En el país funcionan alrededor de 900 de estos centros localizados, especialmente, en zonas rurales y periféricas. Así como también la iniciativa de Emprendedoras Digitales con el que se impartió 38 talleres a los que asistieron más de 13 mil mujeres entre estudiantes y empresarias.

Estos proyectos precisan también de un trabajo conjunto con el sector privado, que permita a una mayor porción de la población acceder a servicios de banda ancha, particularmente a partir de servicios móviles. En este marco, son necesarias políticas públicas que estimulen la inversión en redes de nuevas tecnologías de telecomunicaciones, como LTE o 5G que por sus características posibilitan llevar datos de alta velocidad y robustos a diferentes zonas geográficas.

Es importante entonces que se determinen políticas que pongan a disposición de los operadores de telecomunicaciones mayores porciones de espectro radioeléctrico. Las Tecnologías de 5G requerirán de bandas bajas, medias y altas para poder desarrollarse de manera eficiente y en plenitud. Así como también la generación de una agenda con futuras licitaciones de espectro que posibilite a los operadores planificar de manera eficiente en tendido de sus redes.

De la misma manera, con el objetivo de incentivar el despliegue de infraestructura, es necesario que se reduzcan las barreras burocráticas que existen en el desarrollo de nuevas redes. La creación de una única ley que aglutina las demandas de los diferentes niveles del Estado es una de las mejores prácticas internacionales al respecto. Así como también la generación del concepto de ventanilla única que permita a los operadores tener un solo interlocutor y facilitar la presentación de trámites.

Como se puede apreciar, la iniciativa llevada adelante en Ecuador es importante para reducir la brecha de género dentro del acceso a la tecnología, lo que en una economía digital también se traduce en mayores oportunidades para mujeres, jóvenes y niñas, en el sector productivo. Sin embargo, debe estar acompañada por otras políticas que busquen incentivar el acceso de banda ancha móvil en la población para de esa manera poder contar con un desarrollo positivo.