Costa Rica trabaja en aumentar la digitalización del sector salud

El desarrollo de un entorno digital en un país requiere un trabajo que incluya a los diferentes sectores del aparato productivo. También es preciso que otras actividades relacionadas con el bienestar de la población, como la educación y la salud, avancen en la inclusión de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) dentro de sus tareas cotidianas.

En ese sentido, el Ministerio de Salud de Costa Rica, en conjunto con el Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT) desplegaron una estrategia para incorporar la digitalización dentro del sistema de salud de ese país. El proyecto propone un trabajo que incluye los próximos tres años.

La iniciativa se puso en marcha a partir de un decreto emitido por el poder ejecutivo, que busca que el país esté en línea con las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). De esta manera, se plantea la necesidad de orientar las acciones y medidas para aumentar el uso de las TIC en la salud de forma progresiva.

Dentro del concepto de Salud Digital adoptado por Costa Rica, se engloban las disciplinas donde convergen las revoluciones digitales y genómicas, con la salud y la asistencia sanitaria. Supone además la evolución del concepto eHealth, acuñado a principios de siglo con la aplicación de Internet al ámbito de la salud. Ambos conceptos se usan de forma intercambiable para designar aquellas TIC´s aplicadas al manejo de la salud.

El abordaje que se busca de las TIC permite trabajar con múltiples datos, inabarcables, como conectar a las personas de forma inédita. Entre los objetivos que se buscan por parte de las autoridades está el de analizar de forma eficiente las diferentes características genéticas de los pacientes, para de esa manera poder prevenir enfermedades. Aunque también la relación de estos datos posibilitará mejorar la previsión de enfermedades.

A partir del decreto, el Ministerio de Salud cuenta con la posibilidad de gestionar, proteger, mantener y utilizar los datos de manera eficaz para generar información que mejore la calidad de atención. El objetivo es que a partir de estos datos se puedan generar políticas, reglamentos y demás acciones que impactan la salud pública.

Asimismo, el decreto habilita la creación de la estrategia de salud digital del país. La iniciativa marca el norte a seguir durante los siguientes 5 años en salud digital. Siguiendo también recomendaciones de la OMS en su estrategia sobre salud digital 2020-2025. Además de crear el Comité Técnico Asesor de Salud Digital, el cual está compuesto por un equipo interdisciplinario e interinstitucional, del sector público, privado, mixto de salud del país.

Por su parte, el MICITT como ente rector en tecnología, trabajó principalmente en la construcción de la Hoja de Ruta Digital para el sector Salud; y en temas como la interoperabilidad, la identidad digital y la ciberseguridad.

Esta primera etapa institucional es un paso adelante para aumentar la digitalización en la sociedad. El sector puede valerse de otras aplicaciones y dispositivos que permitan el control de los pacientes a distancia, o mejoren las condiciones de atención de los centros de salud. Pero para llevar adelante estas iniciativas es necesario que se estimule el acceso a banda ancha móvil en el mercado.

A partir del desarrollo de tecnologías como LTE y 5G se pueden conectar una gran cantidad de dispositivos capaces de transmitir volúmenes de datos masivos. Para que estos puedan tener un uso adecuado es necesario que la tecnología cuente con espectro pertinente. De allí que las políticas que pongan a disposición de la industria de servicios móviles mayores porciones de espectro radioeléctrico y una agencia con futuras licitaciones que permita planificar el tendido de redes son necesarias.

Como se aprecia la iniciativa llevada adelante por el gobierno de Costa Rica en lo que refiere a la digitalización de la salud es muy positiva. Sin embargo, debe estar acompañada por otras estrategias que permitan mejorar el acceso a banda ancha en el mercado para poder democratizar su uso.