Costa Rica desarrolla estrategia para transformación digital

Los países de América Latina y el Caribe trabajan de forma constante para mejorar sus condiciones de cara a poder avanzar en la economía digital global. El objetivo es el despliegue de diferentes políticas que busquen aumentar la digitalización de la economía y la sociedad.

En este camino, el Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones de Costa Rica (Micitt) desarrolló la Estrategia de Transformación Digital 2023-2027. Este documento tiene por objetivo crear una ciudadanía digital al tiempo que avance con una estrategia vinculada a la gobernanza.

En este sentido, el concepto de ciudadanía digital contempla avanzar con herramientas que posibiliten a los habitantes del país acceder a la firma digital certificada, la identidad digital, los servicios y las habilidades digitales. Mientras que desde el punto de vista del gobierno se busca transparentar el acceso a datos, la interoperabilidad en las bases gubernamentales y la actualización de la normativa para que se adapte a la nueva coyuntura.

A partir de la puesta en marcha de esta estrategia las autoridades de Costa Rica buscan acelerar la productividad, la competitividad y el desarrollo socioeconómico del país. La intención es poder sumarse así a la cuarta revolución industrial y las sociedades del conocimiento, para procurar el bienestar de todos sus habitantes, de manera inclusiva y potenciar el desarrollo sostenible del país.

Por otra parte, esta estrategia digital también tiene como objetivo transformar al país en líder en la prestación de servicios públicos digitales escalables y accesibles contribuyendo de manera productiva con el fomento de la competitividad y el desarrollo socioeconómico. Al alcanzar ambas metas busca mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

La intención del MICITT es mantener un trabajo constante e innovador con el fin de proporcionar un ecosistema que brinde política pública de calidad, accesible e integral, pero sobre todo que respondan con eficiencia y rapidez a los ciudadanos. Para poder desplegar este camino las autoridades creen necesario transformar las empresas y las instituciones del Estado por medio de las tecnologías de información y comunicación como el Internet de las Cosas (IoT), la robótica, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, Big Data, la computación en la nube, entre otros.

Asimismo, el MICITT busca alinear sus políticas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que establecen el desarrollo de un trabajo conjunto con la industria, innovación e infraestructura, en busca del fortalecimiento de la institucionalidad de los Estados. En este sentido, la intención es la creación de un gobierno digital que se adapte a las demandas del nuevo escenario global.

Los servicios de banda ancha móvil son una herramienta fundamental en la búsqueda de una estrategia digital para el país. Por sus características permiten alcanzar a zonas rurales y alejados de los grandes centros urbanos con acceso, mejorando así las condiciones de digitalización. Particularmente tecnologías como LTE y 5G, que ofrecen mayores velocidades de acceso y mayor robustes en el transporte de datos.

Para potenciar el desarrollo de estas tecnologías es importante que las autoridades pongan a disposición de la industria de telecomunicaciones mayores porciones de espectro radioeléctrico. Así como también la generación de una agenda que posibilite a los operadores conocer las futuras licitaciones de espectro para de esa manera planificar de forma eficiente el tendido de sus nuevas redes.

En este marco, también deben desarrollarse políticas que reduzcan las trabas burocráticas que existen para el despliegue de infraestructura en el país. Es importante que se trabaje en una normativa que permita consolidar las demandas de los diferentes niveles del Estado (nacional, provincial, municipal) para estimular el desarrollo de nuevas redes. En la misma línea, se debe implementar el concepto de ventanilla única de trámites, para de esa manera facilitar el trabajo de los operadores.

Como se aprecia el despliegue de una estrategia digital en Costa Rica es muy importante para que el país sea competitivo a nivel internacional. Sin embargo, debe estar acompañada por otras políticas que busquen mejorar el desarrollo de servicios de banda ancha móvil.