Chile habilita zonas de acceso gratuito a Internet en diferentes comunas del país

El desarrollo de servicios de conectividad a Internet forma parte de un trabajo que deben realizar los Estados para avanzar hacia la implementación de la Economía Digital. Es decir que además de efectuar diferentes programas que busquen incentivar la adopción de nuevas tecnologías en la sociedad es necesario el despliegue diferentes puntos de acceso que permitan que la población siga conectada.

En ese marco la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) de Chile con su proyecto de habilitación de zonas de acceso gratuito a Internet para habitantes de diferentes comunas del país ha logrado conectar 1.200 zonas WiFi, de las cuales 80 corresponden a la región del Maule.

Gracias al Plan Brecha Digital Cero el pasado febrero del 2024 inauguró la región del Maule con dos nuevos puntos WiFi en la comuna de Chanco.  Brindando a sus ciudadanos banda ancha, que en la actualidad esta vista como un servicio esencial de los hogares.

Las herramientas digitales no solo mejoran la calidad de vida de las personas sino también entregan mejores oportunidades para el desarrollo regional, potencializando las actividades económicas locales y permitiendo un mayor número de habitantes conectados digitalmente.

A nivel regional son 80 puntos Wifi que se encuentran entregados con servicios de conectividad digital a habitantes de diferentes comunas, como Cauquenes, Colbún, Curicó, Linares, Longaví, Maule, Molina, Pelarco, Pencahue, Rauco, Retiro, San Javier, Talca, Teno, Vichuquén y Villa Alegre.

Las zonas de conexión contarán con una velocidad promedio de 140 Mbps de bajada y 35 Mbps de subida, lo que asegurará 2 Mbps por usuario, esto significa que cuando se use su máxima capacidad, se podrán conectar 70 usuarios. Al mismo tiempo que, se están estableciendo las bases de requerimientos de ciberseguridad todo con el fin de poder asegurar la protección de datos de los beneficiarios.

La iniciativa se transforma en un impulso importante para las zonas alejadas de los grandes centros urbanos, que por medio de este tipo de proyectos permiten el desarrollo de los diferentes sectores productivos, tales como, agricultura, construcción, comercio, transporte, comunicaciones, investigación, tecnología, educación, salud y cultura.  Sin embargo, tiene que estar acompañada por otras políticas que también estimulen la adopción de banda ancha.

En ese sentido, la banda ancha móvil se presenta con tecnologías aptas para aumentar la adopción digital en las zonas alejadas de los grandes centros urbanos. Por sus características, tecnologías como LTE y 5G, permiten ofrecer acceso robusto y de alta velocidad a grandes porciones de la población.

Para llevar adelante el desarrollo de estas tecnologías es importante que las autoridades de Chile pongan a disposición de la industria de telecomunicaciones mayores porciones de espectro radioeléctrico. En particular para tecnologías como 5G que precisan de bandas de espectro bajas, medias y altas. Es también importante que los operadores puedan acceder a una agenda con las futuras licitaciones de espectro, de manera tal que puedan planificar de manera más eficiente el desarrollo de sus redes.

Por otra parte, cobra importancia que se reduzcan las trabas burocráticas que pesan sobre el despliegue de redes de telecomunicaciones. La generación de una norma que aglutine las diferentes demandas del Estado, así como el concepto de ventanilla única de trámites, se vuelve esencial para potenciar estos planes de gobierno.

En resumen, la iniciativa llevada adelante por el Estado es muy importante para alcanzar la conectividad en zonas alejadas de los grandes centros urbanos. Pero tiene que estar acompañada por otras que permitan a los operadores aumentar sus despliegues de banda ancha móvil para así ofrecer mejores condiciones a estas poblaciones que a la fecha no se han tenido en cuenta para el fortalecimiento de la economía del país.