Calculadora 5.0 hecha a la medida para uso de los ciudadanos mexicanos

El ingreso a la nueva economía digital transformará positivamente el desarrollo socioeconómico de los países. En América Latina, los esfuerzos de los gobiernos por incentivar la adopción digital en los diferentes sectores permitirán llegar de forma más eficiente a esta revolución tecnológica. A este respecto la generación de planes estratégicos es un paso significativo de las autoridades.

De la misma manera, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) presentó la versión 5.0 de la calculadora de probabilidades de uso de las tecnologías de la información en México la cual permite identificar los grupos de población más rezagados en términos de adopción de las TIC para los cuales no existe información desagregada. Entre los datos recolectados se denota que uno de los grupos más afectados son las personas adultas mayores con relación a su uso incluyendo la realización de actividades por Internet.

La forma de trabajar de esta herramienta interactiva es mostrar la información al usuario con base en la edad, sexo, nivel educativo, ocupación, estrato socioeconómico y lugar de residencia. Para la actualización de datos se utilizó la Encuesta Nacional de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2022.

Entre los resultados más destacados se identificó que la educación tiene un impacto importante en el uso de las TIC y las actividades que se pueden realizar por Internet. De acuerdo con la Calculadora una mujer de 35 a 44 años con residencia en Sinaloa, con estudios de primaria, con trabajo y que pertenece al estrato medio bajo, tiene una probabilidad de capacitarse a través de Internet del 51.6% mientras que para una mujer con las mismas características pero que tiene estudios de licenciatura la probabilidad aumenta al 93.3%.

Otro de los ítems más destacados son las mujeres de 55 años o más con estudios de secundaria que residen en Michoacán, sin ninguna fuente de trabajo, pertenecientes al estrato socioeconómico medio bajo con una probabilidad del 34.1% en la utilización de las redes sociales.  Por lo contrario, la probabilidad aumenta a 75.9% para las mujeres con las mismas características, pero con edad de entre 35 a 44 años.

Teniendo en cuenta lo anterior es importante mencionar que a nivel nacional el 65.6% de las personas de 55 años o más no utilizan el Internet, debido a que no saben utilizarlo o porque no les interesa o no lo necesitan para el desarrollo de sus actividades diarias.

Al comparar los resultados entre mujeres y hombres se destaca que es más probable que las mujeres realicen más ventas por Internet que los hombres. Una mujer de 25 a 34 años que vive en Yucatán trabaja, tiene estudios de nivel licenciatura y pertenece al estrato socioeconómico medio alto tiene una probabilidad de 53.8% de realizar ventas en línea, mientras que para un hombre con las mismas características mencionadas la probabilidad disminuye al 51.8%. Esta tendencia se repite siempre que se mantienen las características sociodemográficas para ambos sexos. 

Entre las tecnologías disponibles para el uso de la Calculadora 5.0 se encuentran el celular convencional, el celular inteligente, la televisión abierta, la radio, la computadora y el Internet.  En cuanto a las actividades que se pueden realizar vía web se puede seleccionar las redes sociales, la capacitación o educación, el consumo de medios audiovisuales gratuitos y de paga, la realización de compras y ventas, la banca por Internet y la búsqueda de empleo.

Es importante saber que posterior a la información recolectada la herramienta muestra las características de cada perfil, identificando las particularidades del usuario, cerrando las brechas de uso, en otras palabras, se convierte en un instrumento hecho a la medida del que interactúa. Todo esto a su vez desarrolla un insumo para la mejora de políticas o estrategias de inclusión digital.  

El objetivo del Gobierno mexicano prioriza la ciencia, la tecnología y la innovación como instrumentos claves para alcanzar la transformación social y productiva del país.  Sin embargo, para que estos esfuerzos tengan una repercusión más eficiente en el mercado es necesario que se incentive el desarrollo de la banda ancha móvil con tecnología como LTE y 5G que se muestran como herramientas indispensables para la digitalización de los países.

También debe haber un compromiso de las autoridades referente al despliegue de políticas que estimulen la adopción de banda ancha móvil, poniendo a disposición de los operadores mayores porciones de espectro radioeléctrico, considerando que los servicios 5G necesitan bandas de espectro bajas, medias y altas para optimizar sus beneficios.

Consecuentemente se debe generar una agenda de las futuras licitaciones de espectro radioeléctrico, que permitan contar con previsibilidad al momento de realizar sus inversiones. Por otra parte, es necesario que se reduzcan las cargas impositivas y las trabas burocráticas que pesan sobre los tendidos de infraestructura.