Brasil desarrolla plataforma digital para pagos 

El desarrollo de la economía digital es un trabajo constante que se encuentra ligado entre los sectores públicos y privados los cuales permiten potenciar los diferentes mercados verticales de un país. Es importante que estos proyectos se realicen en aquellos sectores con mayor injerencia en las economías, permitiendo que los servicios digitales potencien su productividad.

 Brasil apuesta a los pagos electrónicos por medio de cuentas bancarias y billeteras digitales, algunos de estos procesos se pueden realizar en los dispositivos móviles o accesorios como una pulsera o un anillo, permitiendo realizar transacciones seguras en comercios locales. Aunque la experiencia aún está en un período de prueba.

En este aspecto, el Banco do Brasil (BB) y la empresa Giesecke+Devrient Currency Technology (G+D) firmaron un acuerdo de cooperación técnica que prevé el uso de Drex, una versión digital desarrollada por el Banco Central para pagos fuera de línea (sin necesidad de internet), tecnología que ha sido probada en países como Ghana y Tailandia.

G+D brinda soluciones de seguridad digital por medio de plataformas financieras y tecnológicas monetarias, adecuadas a las diferentes necesidades de cada uno de los interesados. Esta empresa se encuentra desarrollando proyectos globales de moneda digital para Bancos Centrales de todo el mundo.

En Brasil se implementará la plataforma Drex, plataforma de uso sin internet logrando realizar transacciones en efectivo, en tarjetas y Pix.  Si las pruebas tienen éxito, será posible desarrollar modelos para utilizar la moneda digital cifrada en las transacciones cotidianas, como pequeñas compras en el comercio, pagos de servicios, transporte, entre otros. Con esto, se busca la inclusión financiera y el cierre de la brecha digital de personas que viven en lugares con infraestructura precaria, garantizando el cumplimiento del protocolo de seguridad creado por G+D.

Todas estas iniciativas deben ser complementadas con el despliegue de tecnologías de banda ancha móvil en el mercado. Ya que además de  lograr la conexión de una gran cantidad de personas, permite el desarrollo de diferentes sectores y posibilita expandir los límites de la actividad finaciera a zonas rurales y de aquellas que están más alejadas de los centros urbanos. Desde este punto de vista, las tecnologías como LTE y 5G ofrecen la posibilidad de brindar servicios de banda ancha de alta velocidad y robustez de datos.

También debe ser ineludible que las autoridades de Brasil desarrollen políticas que puedan ofrecer a la industria de telecomunicaciones mayores porciones de espectro radioeléctrico, logrando que puedan construir con mayor efectividad sus redes. Al tratarse de ser un recurso de carácter limitado, resulta vital hacer un uso eficaz y eficiente de las frecuencias disponibles, logrando de forma muy ordenada el despliegue de redes evitando interferencias para lograr la infraestructura requerida.

Por otro lado, es necesario que pongan a disposición de los operadores una agenda de las futuras licitaciones de espectro que posibiliten la planificación más ordenada y proyectada de sus redes.

Por esta razón, también se deben enfocar en una reducción de las trabas burocráticas que pesan sobre el desarrollo de nuevas redes de telecomunicaciones. Debe crearse una única norma a nivel nacional que aglutine las demandas del Estado, así como también el desarrollo del concepto de ventanilla única de trámites, ambas medidas aportan a la reducción de la burocracia.

Finalmente, la iniciativa llevada adelante por el Banco do Brasil (BB) y la empresa Giesecke+Devrient Currency Technology (G+D), es positiva para el cierre de la brecha digital. Sin embargo, no se puede abandonar las iniciativas de conexión las cuales posibilitan una interacción en tiempo real con los diferentes actores que la componen y así conseguir mejores resultados.