Bolivia crea prototipos de dispositivos tecnológicos con el objetivo de beneficiar a la población

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) es parte relevante de la economía de los diferentes países de América Latina. Su puesta en marcha permite un crecimiento de la economía y una evolución para el bienestar de la sociedad. Por estos motivos es necesario que cuenten con el apoyo para poder avanzar hacia las demandas de las nuevas economías digitales.

Actualmente Bolivia trabaja para avanzar en la etapa hacia la transformación   digital, con el objetivo de aumentar la innovación en el país. Desarrollando dispositivos que fomenten el desarrollo. Por medio de la mejora en la calidad de los servicios que se ofrecen a la sociedad, además del desarrollo de actividades en entornos digitales que promuevan la digitalización.

 En ese marco, la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones (ATT) y QUIPUS suscribieron un convenio que tiene como finalidad la creación de prototipos de dispositivos tecnológicos que beneficien a la población y puedan continuar promoviendo la innovación en el sector de Telecomunicaciones y TICs en el país. Coordinado con acciones que interactúen de manera efectiva y cooperen estrechamente temas de digitalización e innovación tecnológica.

 Para que Bolivia pueda llegar a la quinta revolución industriales fundamental que se enfoque en el desarrollo de tecnologías, que le permitan la industrialización en la digitalización En particular por medio de la Inteligencia Artificial.  En particular porque la reactivación económica necesita de la tecnología de manera trasversal para consolidar el desarrollo del país.

Entre las ventajas de los prototipos de dispositivos tecnológicos se encuentra la estimulación de la creatividad, importante para la creación en múltiples ámbitos como el artístico, académico, musical, entre otros.

El desarrollo de estas iniciativas se transforma en una oportunidad para el despliegue de otras iniciativas relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Su puesta en marcha permite que sectores como la salud, la educación, e incluso la industria puedan aprovecha su desarrollo para mejorar sus condiciones productivas, así como también para que el país avance en su camino hacia la digitalización.

En este escenario, la conectividad de banda ancha es necesaria para que estas estrategias desplegadas por el gobierno puedan avanzar. En particular tecnologías de banda ancha móvil que por sus características pueden alcanzar grandes velocidades con acceso robusto de datos a zonas de la población alejadas de los grandes centros urbanos.

Para ello, es importante que las autoridades se comprometan a realizar un despliegue de políticas que pongan a disposición de la industria de telecomunicaciones móviles mayor cantidad de espectro radioeléctrico. Se hace necesario que las autoridades gubernamentales cuenten con agendas de futuras licitaciones, que permitan a los operadores planificar de forma eficiente el desarrollo de sus inversiones en futuras tecnologías.

Se debe buscar que flexibilicen los requerimientos burocráticos que existen al momento de desplegar redes de telecomunicaciones, ya que esto entorpece la expansión a zonas alejadas y de difícil acceso. Así como tener como prioridad leyes a nivel nacional que agrupen todas las demandas de los municipios, que requieren los operadores, para así tener mayor previsibilidad y planificación el tendido de redes de forma más eficaz y eficiente.

Todo esto sumado a una reducción en las cargas impositivas que existen en los terminales de acceso y los dispositivos de redes, son necesarias para que los esfuerzos realizados por las autoridades para aumentar la digitalización, tengan un desarrollo a buen término y aterrizado a la realidad. En otras palabras, las acertadas decisiones de medidas de estímulo deben ir acompañadas por otras estrategias que busquen aumentar el acceso banda ancha en la población.