Los desastres naturales llevan un gran trabajo de parte de las autoridades de cada uno de los países, así como también de diferentes organizaciones encargadas del rescate, salvataje y  la reconstrucción de las zonas afectadas. En ese marco, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se transforman en una importante herramienta que ayudan en los diferentes procesos de estas catástrofes.

Durante el mes de septiembre, El Caribe se vio afectado por la presencia de tres huracanes: Irma, José y María. Estos ocasionaron desastres de diferentes magnitudes en el archipiélago, generando la necesidad de intervención del Estado y diferentes organizaciones. En el caso de Puerto Rico, entre otros organismos, la Cruz Roja desplegó diferentes estrategias para que la población pueda afrontar estos problemas.

De los tres eventos meteorológicos, fue el huracán María el que mayor impacto en la población, que fue considerado el peor evento atmosféricos de los últimos 90 años en Puerto Rico, con vientos que alcanzaron los 240 Kilómetros por hora que causaron severos daños materiales. El trabajo de la Cruz Roja comenzó antes de que el huracán tocara la tierra, por medio de una aplicación móvil que  daba recomendaciones a los habitantes de cómo actuar.

La aplicación Emergencia de la Cruz Roja Americana, contaba entre otros consejos con recomendaciones de que hacer una vez que el huracán haya pasado, en caso de que fue necesaria la evacuación y que actitud tomar ante inundaciones cerca del hogar. Esta estaba disponible para   iPhone y Android, en sus versiones en español e inglés. También cuenta con un botón que posibilita al usuario informar en sus redes sociales que está fuera de peligro.

Una vez que el huracán atravesó la Isla, la organización trabajó en la actualización de la página Web: Sano y Salvo. Se trata de un sitio central para las personas que se encuentran en zonas de desastre tengan la posibilidad de registrar el estado en que se encuentran en tiempo real, de esa manera sus conocidos y seres queridos pueden acceder a la información. Está activo las 24 horas del día, los 365 días del año, tanto en inglés como en español.

Su objetivo es proporcionar  alivio y consuelo a las familias desplazadas en ese momento estresante. De allí que el sitio web presenta características de fácil acceso y uso, para alcanzar de manera sencilla y rápida la información. Quienes están en las zonas afectadas pueden enlistarse introduciendo el nombre, su dirección y teléfono. Este registro también se puede realizar enviando la palabra SAFE al 78876. Mientras los familiares que se encuentran en otros lugares el mundo pueden Buscar Personas Registradas por medio del nombre y número de teléfono de quien buscan.

A estas acciones, la Cruz Roja le sumó trabajo de campo por medio de voluntarios locales que en las zonas de Salinas, Ponce, Villalba, Juana Díaz, Peñuelas, Guayanilla, Yauco, Guánica y Toa Alta llevaron agua, meriendas y artículos de necesidad básica a la población afectada. Trabajo que también realizó en los pueblos de Humacao, Toa Baja y Cataño. Estos contaron con apoyo de voluntarios de la Cruz Roja de Colombia, España, Finlandia, Honduras, México y Panamá; además de unos 64 funcionarios de las oficinas centrales de la Cruz Americana de Estados Unidos

Como se puede apreciar existió una utilización activa de las TIC en la prevención y el auxilio de las personas afectadas en catástrofes naturales, así como la información para aquellos que tienen familiares en esas zonas. Sin embargo, es también cierto que entre las secuelas de este tipo de eventos climáticos las redes de comunicaciones se ven afectadas.

De acuerdo con la Federal Communications Commission (FCC) en sus primeras mediciones sobre cómo había afectado el huracán, el 95% de las torres de servicios móviles en Puerto Rico estaban fuera de servicio.  Las mediciones posteriores del mismo organismo reportaban el 92,5% de los sitios estaban desactivados, con al menos 37 condados incomunicados en la Isla.

En otras palabras, una vez que comience la reconstrucción del país y las acciones de rescate, así como las de necesidades básicas se alcancen a satisfacer, es necesario que se reacondicionen las comunicaciones. En ese marco, los trabajos en conjunto del sector público y privado son de vital importancia para mejorar el alcance de la conectividad a la población.  Es importante que se reduzcan las medidas burocráticas para el tendido de redes y la instalación de infraestructura de servicios móviles que permita de esa manera aumentar la conectividad por medio de servicios y banda ancha móvil, en particular LTE.

La inclusión de las TIC fue de gran ayuda desde el punto de vista preventivo y el trabajo que la Cruz Roja desplegó en ayuda humanitaria dentro de Puerto Rico durante la pasada temporada de Huracanes. Por ese motivo, la posibilidad de restablecer los servicios de banda ancha móvil se transforma en fundamental de cara a las prevenciones futuras.