Entrevista a Gabriel Contreras. Comisionado Presidente del  IFT. Parte I

Entre las iniciativas que los diferentes reguladores del sector de las telecomunicaciones llevan adelante en la región, aquellas orientadas a potenciar la competencia y aumentar la disponibilidad de espectro radioeléctrico cobran relevancia al momento de reducir la brecha digital. Ambas medidas son también necesarias para que existan mayores oportunidades de adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

Gabriel Contreras, Comisionado Presidente del IFT

Sobre el trabajo del regulador mexicano en este sentido, Brecha Cero dialogó con Gabriel Contreras, Comisionado Presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). En su formación académica es abogado por la Escuela Libre de Derecho y cuenta con Maestría en Derecho, Economía y Políticas Públicas por el Instituto Universitario Ortega y Gasset, España. Asimismo, entre otros cargos, en su formación laboral se desempeñó como Consejero Adjunto de Legislación y Estudios Normativos en la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, Secretario Técnico en la Presidencia de la República, Director General Jurídico de Normatividad y Consulta en el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, Director de Enlace con los sectores salud, educación, laboral, fiscal y financiero en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, así como Director de Asistencia Jurídica Internacional en la Procuraduría General de la República.

A continuación se refleja la primera parte del dialogo de Brecha Cero con Contreras:

Brecha Cero: ¿Cómo evolucionó el mercado de México en lo que refiere a la competencia?

Gabriel Contreras: Hemos estados concentrados en cumplir con la agenda constitucional que tiene el enfoque en competencia  y que tiene un mandato muy claro: procurar el desarrollo eficiente en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión. A través de los enfoques regulatorios buscamos reducir todas las barreras posibles para poder competir. Como también somos autoridad en materia de competencia económica, nos ha permitido que toda la política de competencia permee toda la acción regulatoria del instituto.

Con base en esto hemos puesto en marcha regulación que se propone reducir barreras para poder competir. Un buen ejemplo de esto es la concesión única, si antes era necesario una concesión para contar con espectro radioeléctrico o tener infraestructura propia, ahora es un título que habilita a prestar servicios, lo que ha incrementado la oferta de los operadores.

Además, se redujeron los límites a la inversión extranjera y eso permitió el ingreso de operadores como AT&T. También hemos más que duplicado el espectro radioeléctrico que teníamos en el mercado y eso también ha reducido barreras para poder competir, entre muchas otras acciones.

Estas medidas permitieron que los precios, que en el conjunto de la economía, en las telecomunicaciones bajaran: un 25%, la telefonía móvil bajó un 43%, el precio promedio del gigabyte en los planes de telefonía bajó un 70%. Esta caída de precios es muy considerable, y  es a través de la competencia como se logra que los operadores sean los que ofrezcan mejores precios.

Pero no sólo en mejores precios, también en mejores calidades. En tanto que hace sólo unos años, la gran mayoría de las conexiones fijas iban desde 2 y 10 Mbps hoy se invirtió por completo, más del 80% de las conexiones fijas hoy tienen velocidades de 10 y 100 Mbps.

Entonces tenemos mejores precios, con mejores calidades, pero lo más importantes para más personas. Todos los indicadores de penetración y teledensidad han crecido de forma importante, las líneas de banda ancha móvil  se triplicaron en la población, la banda ancha fija creció cerca del 30%, la televisión de paga creció cerca 33%, entonces todos los indicadores nos dicen que la vía es la correcta.

En conclusión: tenemos más servicios, con mejores precios, para más personas, con mejores calidades. Eso nos dice que el camino es el correcto, que es la ruta de la competencia para seguir generando inversiones. Y este incremento en la oferta también lo logramos en radiodifusión.

Brecha Cero: ¿Qué sectores verticales avanzaron más durante los últimos años?

Gabriel Contreras: Tenemos un reto importante que no es privativo de México, es un fenómeno que se aprecia en todo el mundo, pero especialmente en nuestra región. Lo que hicimos fue diagnosticar por medio de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística de México para que se usan las telecomunicaciones. Ella arrojó que,  en esencia, el uso es para: comunicarse, informarse o entretenerse.

Lo cierto es que hay un camino muy importante para avanzar, para apropiar las TIC. Tenemos una brecha, que va más allá de la brecha de acceso, una brecha de apropiación de las TIC. Para poder hacer hacia que la conectividad sea un instrumento que reduzca las desigualdades, que acerque los servicios y que genere bienestar social.

Ahora, si se ha avanzado, y también de forma importante en varios indicadores, un ejemplo es el Instituto Mexicano de la Seguridad Social (IMSS), que es el encargado de la seguridad social, y que está digitalizando sus trámites. Para ello, puso en marcha una aplicación llamada IMSS digital. Esta aplicación ha permitido que se hayan realizado más de 180 millones de trámites en línea, por parte de los usuarios, y esto generó un ahorro de más de 7.000 millones de pesos. Pero más que el ahorro económico, mejorar la atención de salud en la población y este es un dato muy relevante.

Por otra parte, de acuerdo con datos de la asociación mexicana de Internet 3 de cada 4 internautas realizaron compras en líneas durante 2017, esto refleja el crecimiento también de forma importante de las plataformas para el consumo. Y también ha incidido positivamente en la inclusión digital, por ejemplo a través de la banca móvil. De 2012 a 2017, pasamos de 800 mil usuarios de banca móvil, a 15 millones de usuarios.

Esto refleja como de poco a poco, en sectores relevantes, como es en este caso Salud, comercio e inclusión financiera. Por supuesto el camino por recorrer sigue siendo largo, y debiéramos procurar como el interés de todos, pues que se apropien esas tecnologías para todos los procesos productivos porque después iríamos todos detrás de todos ellos. Incrementar la productividad, reducir las desigualdades, pues estamos en la dirección correcta.

Brecha Cero: ¿Cómo evolucionó la brecha que existía en las TIC en las microempresas?

Gabriel Contreras: Avanzamos, y recientemente publicamos nuestro estudio diagnóstico sobre la penetración de las TIC en las PyMEs y las MiPyMEs. En las microempresas es donde menos intensidad en el uso de las telecomunicaciones se observa, pero en las medianas y las pequeñas se está utilizando cada vez más. Se utilizan para posicionar producto, para darse a conocer y poco a poco vemos que esto va permeando de forma positiva, pero ciertamente es un camino que todavía falta por recorrer. No sólo para anunciarse, no sólo para acerca la oferta a la demanda, sino para incorporarla de pleno a los procesos productivos mismos, que permitan agregar valor y por lo tanto aprovecharlas de mejor manera. Es un reto que compartimos con muchos países del mundo, pero el camino nos muestra que estamos en la dirección correcta.