Las políticas llevadas adelante por los diferentes gobiernos de América Latina al momento de reducir la brecha digital no deben circunscribirse solamente a planes de conectividad, también es necesario formar parte de programas o acuerdos que permitan posicionarse dentro del concierto mundial de naciones en lo que refiere a tecnología. En otras palabras, es importante participar de los debates sobre las futuras opciones que existen para la conectividad.

En ese sentido, Brasil firmó un acuerdo de cooperación tecnológica con la Unión Europea, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y China para el desarrollo de la tecnología 5G. Al frente de esta colaboración a nivel global por parte de Brasil estará el Proyecto 5G Brasil, que está compuesto por 18 entidades representativas de empresas y centros de investigación locales, y donde también participa el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicación (MCTIC). La rúbrica del acuerdo se realizó durante el Third Global 5G Event, que tuvo lugar en Tokio, Japón.

De esta manera, Brasil se transforma en el sexto país en participar en la toma de decisión sobre el funcionamiento del entorno 5G a nivel mundial. Para ello formará parte desde la investigación hasta la estandarización e implementación de la nueva generación de tecnologías móviles.  El objetivo del MCTIC es que el país ingrese dentro de los líderes del desarrollo de la nueva generación de servicios móviles.

Cada una de las naciones que forman parte del grupo, además de la Unión Europea, posee una asociación que es la encargada de discutir el desarrollo y promover 5G. Esas asociaciones, entre las cuales ahora se incluye una de Brasil, realizaran acuerdos multilaterales para el desarrollo de la tecnología. Además de llevar adelantes investigaciones de forma conjunta, foros de padronización y eventos anuales para compartir información.

Así, la participación de Brasil es una consecuencia de acciones anteriores para el desarrollo de la tecnología 5G en ese país. El gobierno ya había firmado acuerdos de cooperación con la Unión Europea y Corea del Sur con el objetivo de intercambiar información y experiencias sobre ese tipo de tecnologías. Para poder participar de este tipo de acuerdos, en febrero de este año se formalizó la creación del Proyecto 5G Brasil para fomentar la construcción del ecosistema de la nueva generación de servicios móviles.

La participación en este tipo de discusiones es de gran importancia para el avance del mercado TIC. En particular para el crecimiento de la conectividad, ya que marca un interés del gobierno en tener una política de liderazgo en lo que refiere a las nuevas tecnologías móviles. En ese mismo camino, el MCTIC lanzó una nueva consulta para apoyar el desarrollo del Plan Nacional de Internet de las Cosas (IoT) que está en proceso de construcción por el propio gobierno. El objetivo es generar un mapa de empresas e instituciones científicas y tecnológicas que ofrezcan soluciones, productos y servicios de IoT en Brasil.

Las empresas interesadas en participar de ese mapa deben proveer información como cantidad de empleados, productos creados y a qué sector vertical están destinadas las aplicaciones. En tanto que las instituciones de investigación deberán mostrar su base de datos con sus competencias en tecnologías aplicables a IoT, el número de proyectos realizados y la cantidad de investigadores que se destinan a investigación y desarrollo.

Para el MCTIC el objetivo es construir un atlas de IoT en Brasil, identificando todo lo que ya se está realizando en ese campo y, también, lo que falta por hacer. Además de eso, esa herramienta va a facilitar el intercambio de información y la formación de acuerdos entre las empresas y los organismos de investigación, lo que será esencial para el desarrollo del sector. Asimismo, los datos estarán destinados a apoyar el Pan Nacional de IoT.

El estudio estará coordinado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el MCTIC. Este constará de tres fases: diagnóstico y aspiración de Brasil en IoT, definición de los sectores prioritarios de la economía en brasileña para recibir inversiones necesarias para el desarrollo del IoT; y formulación de acciones que permitan acelerar la implementación el mercado de IoT en el país.

Como sucede con la inclusión en el grupo de países que trabajan en la investigación y el desarrollo en 5G, la iniciativa de IoT en Brasil es de gran importancia para estar a la vanguardia de las nuevas tecnologías. Sin embargo, estas iniciativas deben ir acompañadas por otras que busquen potenciar la conectividad actual del mercado, es decir que también es necesario que exista una estrategia estatal a corto y mediano plazo que permita la conectividad de los habitantes.

En ese sentido, la identificación y puesta en disponibilidad de espectro radioeléctrico para servicios de banda ancha móvil es de gran importancia para el mercado. De la misma forma, que la generación de una agenda de futuras licitaciones de espectro que permita a la industria contar con la previsibilidad necesaria para planificar sus inversiones en el mercado. Ambas políticas son necesarias para estimular las inversiones y potenciar la conectividad en el mercado.

Como se puede apreciar, el Gobierno de Brasil cuenta con excelentes iniciativas de largo plazo en lo que refiere a las nuevas tecnologías que incidirán en los servicios de banda ancha inalámbrica. Sin embargo, es fundamental que estas políticas estén acompañadas por otras que se destinen a atender la conectividad actual del mercado, para así tener conseguir una estrategia integral sobre la evolución del mercado.