A marzo de 2019, prácticamente la mitad de las líneas móviles podía utilizar redes LTE en Ecuador. Las suscripciones de banda ancha móvil (3G y 4G en conjunto) llegan casi a 9 de cada 10 líneas.

A cinco años de su introducción en Ecuador, LTE se ha convertido en la principal tecnología móvil en términos de suscripciones a nivel nacional. Al primer trimestre de 2019 (1T19), casi una de cada dos líneas podía utilizar estas redes de banda ancha móvil, según expone una infografía elaborada por 5G Americas.

De acuerdo con estadísticas sectoriales publicadas por la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (ARCOTEL), al 1T19 había alrededor de 7,7 millones de líneas 4G LTE en Ecuador, un 48% del total. Esa participación es más alta que la registrada por las tecnologías comercializadas como 3G y 2G.

Los datos de la ARCOTEL muestran cómo en 2014, durante la etapa de introducción de LTE, las suscripciones de este tipo eran de 30.000 a nivel nacional, pero a finales de 2018 superaron los 7,3 millones. En ese periodo de tiempo, la participación de suscripciones LTE pasó de un 0,2% a un 46%. De paso, en 2018 las suscripciones 4G LTE superaron por primera vez las que se comercializan como 3G.

Al cierre del 1T19, Ecuador contaba con casi 16 millones de suscripciones móviles para una penetración de 93 líneas por cada 100 habitantes. La mayoría de estas líneas (89%) utiliza tecnologías de banda ancha móvil (anunciadas como 3G y 4G), por lo que es importante que en Ecuador se permita el acceso a más espectro radioeléctrico para aumentar la capacidad de las redes de telecomunicaciones móviles.

Además de los usuarios, la infraestructura de redes para la banda ancha móvil también se ha expandido en Ecuador. Por ejemplo, las estadísticas de la ARCOTEL muestran que entre el 1T14 y el 1T19 las radio bases 4G pasaron de apenas 116 a casi 4.400 en el 1T19. La combinación de políticas que pongan más espectro a disposición de los operadores móviles y agilicen la instalación de más infraestructura de red son esenciales para promover un sano desarrollo de la banda ancha móvil como tecnología de acceso a Internet.