5G Americas participó ayer, miércoles 10 de julio, en el panel ‘5G ¿cuándo, dónde y para qué?’ de Convergencia Show 2019 en la Ciudad de México.

Los requerimientos técnicos de las próximas redes 5G permitirán el desarrollo del Internet de las Cosas (IoT) masivo en México. Esto implicará un cambio de paradigma en las telecomunicaciones en el país y Latinoamérica por una orientación más marcada hacia usuarios industriales y comunicaciones entre máquinas, expuso José Otero, vicepresidente para América Latina y el Caribe de 5G Americas, durante su intervención en Convergencia Show 2019.

Otero participó como disertante en el panel “5G ¿cuándo, dónde y por qué?” este miércoles 10 de julio, junto con el comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Mario Fromow Rangel. También participaron el vicepresidente de asuntos regulatorios y relaciones institucionales de Telefónica México, Miguel Calderón Lelo de Larrea y el presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, Gerardo Soria Gutiérrez.

“El mercado objetivo, el mercado principal que están viendo los distintos operadores y fabricantes y todo el ecosistema de telecomunicaciones es el sector industrial”, opinó Otero durante su participación en el panel. “Cuando estamos hablando de 5G tenemos que estar pensando en Internet de las Cosas”.

El desarrollo de 5G requiere de esfuerzos transversales en regulación de la industria para permitir acceso a más espectro radioeléctrico y eliminar trabas que actualmente impiden la instalación ágil de infraestructura a nivel municipal.

“Vamos a pasar de hablar de cien o mil antenas a pasar a hablar de miles o cientos de miles de antenas porque a final de cuentas lo que busca 5G es viabilizar el Internet de las Cosas”, comentó Otero.

La regulación es una de las variables que puede influir en las fechas de despliegue de 5G en México y más mercados de América Latina, pero también son importantes los niveles de madurez de los mercados y la disponibilidad de equipos terminales 5G. De esta manera, la llegada de 5G dependerá de una combinación de condiciones regulatorias favorables y los planes de negocio de los operadores dentro de sus mercados.