El reporte Historia Clínica Electrónica en América Latina ofrece un panorama de la implementación de esta herramienta en los diversos países de la región. La historia clínica electrónica (HCE) representa un avance en materia de salud que contribuye a mejorar la atención a los ciudadanos y facilitar el trabajo de los profesionales médicos.

Varios sistemas de salud en América Latina han avanzado en algún grado de implementación de la Historia Clínica Electrónica (HCE) en la actualidad, de acuerdo con el reporte Historia Clínica Electrónica en América Latina. La historia clínica electrónica es un registro en formato electrónico de la historia clínica de un paciente, donde se establece información como resultados de pruebas y tratamientos farmacológicos, así como la historia general.

“La  banda ancha móvil e inalámbrica por sus condiciones permiten el acceso masivo a los sistemas de HCE, así como incluir en ellos una mayor cantidad de centros de salud. De esa manera se potencian los beneficios de la tele salud. Para lograr que tecnologías como LTE, LTE-A o 5G puedan potenciar estos mecanismos es importante que las autoridades otorguen mayores bandas de espectro radioeléctrico”, explicó José Otero, Vice Presidente para América Latina y el Caribe de 5G Americas.

El documento señala que existe consenso a nivel internacional acerca de la importancia de su implementación como una forma de permitir a los profesionales e investigadores de la salud el almacenamiento y acceso a información de los pacientes en forma rápida y eficiente. De esta manera, la HCE constituye una herramienta que permite brindar una mayor calidad de atención a los pacientes y al mismo tiempo asistir a los profesionales del cuidado de la salud en su trabajo, aportando información completa en forma ágil para facilitar la toma de decisiones.

Según el reporte, tecnologías como LTE, LTE-A o 5G permitirán expandir el uso de herramientas como la historia clínica electrónica, abarcando una mayor cantidad de centros de salud que no cuentan con otros medios de acceso cableados. Ello permitirá masificar los beneficios de la herramienta a más sectores de la población.

El aporte de las tecnologías móviles, además, no se limita a la infraestructura de conectividad. La masificación de teléfonos móviles inteligentes además presenta una oportunidad para el desarrollo de aplicaciones móviles relacionadas con la HCE y el cuidado de la salud, según establece el reporte.

“La oportunidad de sacar turnos para atención médica, o para estudios, así como contar con recetas médicas en la palma de la mano potenciarán a las HCE. Así los smartphones son también una pieza fundamental al momento de desplegar este tipo de estrategias”, remarcó Otero.

El estudio “Historia Clínica Electrónica en América Latina”, publicado por 5G Americas puede descargarse aquí.